¿Por qué tenemos que reparar un simple rayón?

Un simple rayón o un golpe en la carrocería puede parecernos algo sin importancia para nuestro vehículo, sin embargo, a la larga puede suponernos un problema. Y esto es todavía más importante cuando estamos hablando de que el vehículo es nuestro medio de transporte como el autobús o el camión.

Aunque las carrocerías de los últimos modelos han mejorado mucho incorporando nuevos materiales, sin embargo, el acero sigue estando muy presente en la mayoría de las carrocerías, con lo que el riesgo de corrosión sigue existiendo.

Si está abollada o rajada, la función de la carrocería no será la misma. Si ha sido un golpe muy fuerte, es posible que se haya dañado la estructura interna del vehículo por lo que es todavía más importante volver a colocarla en su posición de origen para que la estructura absorba los golpes. Por el contrario, si el golpe ha sido leve,  también te recomendamos repararla porque es muy posible que a largo plazo sufra corrosión y se oxide.

Además, si el día de mañana quieres ponerlo en venta, tendrá un mayor valor cuanto mejor aspecto exterior tenga, es decir: sin abolladuras ni rayones. Nuestro consejo desde Movibus es que no retrases mucho este tipo de reparaciones ya que si el problema del golpe ha afectado a la estructura interna del vehículo estarás poniendo en peligro tu seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*